¿Es el cóccix una pequeña cola que prueba que evolucionamos de los animales y que Dios no existe?

 

¿Es el cóccix una pequeña cola que prueba que evolucionamos de los animales y que Dios no existe? 

Los evolucionistas creen que el pequeño hueso que se encuentra en la última pieza ósea de la columna vertebral y llamado coxis o cóccix es el vestigio de una cola que en el caso de los embriones humanos está presente desde entre el final de la cuarta semana y el inicio de la octava semana del desarrollo embrionario. Sin embargo, esto es una mentira pues según los médicos y los científicos más actualizados, el cóccix NO es una cola en el esqueleto y tampoco vestigial (inútil). Si remueves o te das un fuerte golpe en este pequeño hueso podrías tener graves problemas porque tiene atachado como unos nueves músculos que están relacionados con la habilidad de caminar, sentarse y otras funciones importantes (incluyendo sexuales). De hecho, dos de esos importantes músculos (el elevador del ano y el coccígeo), se implantan en este hueso, y sin estos músculos, los órganos pélvicos se caerían; no se podría evacuar el resto, ni tener control sobre el esfínter anal. Por tanto, el cóccix no es vestigio o el remanente de una cola que teníamos antes sino que fue diseñado con un propósito por el Creador.

Además, aun si no fuera necesario (vestigial) esto probaría mas bien una devolución y no la evolución. De la Biblia podemos esperar ver el deterioro de una creación originalmente perfecta hasta la corrupción de toda la creación debido a que el hombre rechazo a su Creador, es decir, pero (Romanos 8:20-22). Sin embargo, la evolución de partículas-a-hombre necesita encontrar ejemplos de órganos nacientes, por ejemplo, unos que estén aumentando en complejidad.

¿Y qué hay de las personas que nacen con una cola como el caso del niño que fue venerado en la India como la reencarnación del dios mono hindú Hanuman?  Tales mal formaciones no son colas, ni huesos, ni cartílagos y ni siquiera están alineado con la espina dorsal. Es solo un crecimiento en la piel (tejido graso).

¿Y qué hay del mito de la cola de reptil en embriones humanos? Lo que podría parecer una cola en el embrión humano es en realidad algo muy distinto. Se trata sencillamente del desarrollo de la columna vertebral por la zona inferior, es decir, el coxis y ya hemos publicado sobre los falsos dibujos del evolucionista de Haeckel las cuales siguen apareciendo en libros de textos como si fuera una verdad a pesar de haber sido demostrado un fraude por científicos de renombre. Un embrión humano es siempre un embrión humano, desde el momento de la concepción. Jamás es alguna otra cosa.  En fin, el cóccix no demuestra que el ateísmo es cierto puesto que no explica el origen de la vida y el mismo Carlos Darwin dijo que su teoría era compatible con la existencia de Dios por tanto cualquiera de los dos (creación o evolución) el ateo sigue saliendo perdiendo, saludos.

 


¿Se puede usar el apéndice como un argumento del error contra de Dios y a favor de la teoría de la evolución?

¿Se puede usar el apéndice como un argumento del error contra de Dios y a favor de la teoría de la evolución? NO, por las siguientes tres razones:

1. Problema. Falacia de evidencia incompleta (conocido también como supresión de pruebas). El “argumento” ateo ignora u oculta pruebas relevantes las cuales destrozan los argumentos inductivos de los evolucionistas ateos pues aun si el cuerpo humano tuviera imperfecciones descartan la multitud de elementos evidentísimos de diseño y gran complejidad que hay en los sistemas del cuerpo humano y sus funciones vitales. El argumento del error simplemente no demuestra que no haya diseño en el cuerpo humano sino que trata de evitar enfrentarse al orden e inteligibilidad de la vida o el universo para fijarse solamente y constantemente en lo que pueda aparecer errores o algo caótico.

2. Problema. Falacia non sequitur (no se sigue). Diseño inteligente simplemente NO es sinónimo a diseño perfecto. Afirmar que nuestro cuerpo presenta defectos y que por ende nadie lo diseñó es un argumento que no tiene sentido. Primero porque asumir que Dios no existe porque partes de nuestro cuerpo no funcionan bien o que son inservibles es como decir que si partes de mi ordenador no funcionan o que mi auto tiene problemas mecánicos entonces eso prueba que nadie lo hizo. Absurdo.

Segundo, tampoco demuestra que Dios sea un mal diseñador. Es irónico que un atheus diga que Dios es un ser incompetente por crear cuerpos con partes inútiles cuando él mismo no puede diseñar ni siquiera una sola célula viva y cuando la increíble máquina del cuerpo humano sigue siendo la maquina más compleja del mundo. Cualquier copia de nuestro cuerpo, sin importar lo avanzado que sea, sigue siendo una pobre imitación del original.

Además, ignoran que toda creación de Dios era perfecta hasta que entró el pecado en el mundo y todo se corrompió (incluyendo el cuerpo humano). Es por eso que ahora pecamos, nos enfermamos, envejecemos y morimos. Pero en el principio no era así. Por tanto, la Biblia nos enseña que después de la caída del hombre todo tiende al desorden y la corrupción (entropía) que es lo que precisamente  enseña la segunda ley de la termodinámica. Así que si nuestro cuerpo ya no es perfecto no es por culpa de Dios sino por culpa del hombre. Culpar a Dios seria como comprarse un auto nuevo y en perfectas condiciones pero luego no le das buen mantenimiento o lo chocas y tratas de echarle la culpa a la fábrica que lo hizo cuando en realidad usted fue el responsable del daño de ese carro.

De hecho, aun si la fábrica no hubiese hecho un buen trabajo con el diseño de su auto eso tampoco probaría que nadie lo hizo. Lo mismo se puede decir de Dios y el cuerpo humano. El mundo actual es una chatarrería. Pero la buena noticia es que Dios promete arreglarlo tal como era en el principio (Vea Romanos 8:21-23 y 2 Pedro 3:13).
3. Problema. El apéndice es el órgano vestigial que más se ha usado como “prueba de la evolución”. Sin embargo, no ha sido el único. De hecho, Darwin y sus seguidores evolucionistas habían enumerado más de 100 órganos en el cuerpo humano como vestigiales (innecesarios o supuestas estructuras que son remanentes de la evolución). Pero ahora la ciencia moderna los considera esenciales por lo que esa lista se ha reducido a 6. Entre esos 6 está el apéndice. Sin embargo, aunque este es el órgano “inútil” clásico de los evolucionistas, los científicos y médicos han descubierto lo necesario de este órgano pues al igual que las amígdalas, contiene tejido linfático que combate las infecciones, las enfermedades como la leucemia y el Hodgkin (tipo de cáncer de los ganglios linfáticos) y ayuda a proteger contra problemas gastrointestinales a nivel del colon ascendente por lo que ahora “no existe justificación para considerar al apéndice como un órgano vestigial” (William Straus, Quaterly Review of Biology (1947), p.149 y Manual de Información Médica Merckal, Home edition, N. Jersey,Merck and Co., Inc. The Merck Pub. Group, Rahway, 1997).

De hecho, el apéndice también activa células en el sistema inmunitario y recibe un buen suministro de sangre que es otra evidencia de que su función es valiosa (Science News, (March, 1971), Scientific American (Oct,1999), Journal of Theoretical Biology (2007) y Ray Hartenstein, Groller Encyclopedia, 1998). En otras palabras, el apéndice está en el nuestro cuerpo por una buena razón y su propia existencia se ha vuelto ahora contra la misma teoría de la evolución pues “Ahora se sabe que muchos de los llamados órganos vestigiales, cumplen importantes funciones.” Enciclopedia Británica Vol 8 (1946 ed), p. 926.

En fin, la declaración del meme ateo sobre el apéndice es falso y los mal llamados órganos “vestigiales” no proporcionan evidencia alguna a favor de la teoría de la evolución. Pero el atheus que quiera seguir creyendo que no los necesita sepa que hay creyentes como el Dr. Kent Hovind que están dispuestos a pagar para que le remuevan TODOS los que considera “inútiles” (más de 100 según Darwin y los evolucionistas). Aunque personalmente no se los recomendaría pues como está escrito, “Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado, Y mi alma lo sabe muy bien.” (Salmo 139:14), saludos.

http://cienciarefutandolamacroevolucion.blogspot.mx/2011/06/organos-rudimentarios-o-vestigiales.html?m=1

https://answersingenesis.org/es/ciencia/%C3%B3rganos-vestigiales-qu%C3%A9-demuestran/

http://www.vix.com/es/btg/curiosidades/2010/01/05/%C2%BFpara-que-sirve-el-apendice

https://batallaespiritual.wordpress.com/2013/10/08/el-apndice-es-til/

 


La “ley” y los falsos dibujos embrionarios del evolucionista Ernst Haeckel

La imagen de similitudes de embriones que muestra la imagen del antirreligioso como si fuera verdadero es un dibujo que hizo el evolucionista Ernst Haeckel (véase dibujo superior) en la década de 1860 y presuntamente llamado la “ley biogenética”.

El problema es que no pasaron muchos meses después de las publicaciones de Haeckel en 1868 antes de que L. Rutimeyer, profesor de zoología y anatomía comparada en la Universidad de Basel mostrara que era un fraude. De hecho, hasta el profesor de anatomía de la Universidad de Leipzig y renombrado embriologo comparativo, William His Sir,  también demostró que el evolucionista alemán era un mal dibujante o gran mentiroso pues tal parece que sus dibujos de embriones fueron maliciosamente retocados para que se parecieran más entre sí. Esto lo explica con mucho detalle el biólogo norteamericano, Jonathan Wells , en su obra Icons of Evolution. (véase serie fotográfica).

Son tantos los datos de la embriología que contradicen esta ley que pronto fue abandonada por la comunidad científica. Sin embargo,  a pesar de que este desenmascaramiento por científicos prominentes ocurrió más de 100 años, los falsos dibujitos de Haeckel siguen apareciendo en libro de texto escolares como una confirmación de la teoría transformista y creída por atheus ignorantes como el que publico el meme. De hecho, hasta evolucionistas como G. Simpson y el profesor de biología en Yale, Keith Thompson han dicho que “Seguramente la ley biogenética esta tan muerta como un clavo en una puerta”

 

Como también reconoce el evolucionista, Pere Alberch , del Museo de Zoología Comparada de la Universidad de Harvard:

“El descubrimiento de los mecanismos genéticos dio la puntilla definitiva a las leyes de Haeckel, demostrando que la teoría de la recapitulación no puede ser justificada fisiológicamente… En resumen, la biología del desarrollo jugó un papel cada vez menor en la teoría de la evolución. Muestra de ello, […] es el insignificante papel que tuvo la embriología en la llamada “Nueva Síntesis” Darwiniana de los años 40 de este siglo”

Alberch, 1984, La embriología en el Darwinismo: un problema clásico con nuevas perspectivas, en P. Alberch y otros (ed.), Darwin a Barcelona, PPU, Barcelona, 401-442.

La ley biogenética de Haeckel simplemente no es capaz de explicar los hechos comprobados por la embriología, ni constituye tampoco un argumento sólido en favor del Darwinismo, saludos.

http://creacionismo.net/genesis/Art%C3%ADculo/desarrollo-embrionario-y-evoluci%C3%B3n

 

https://answersingenesis.org/es/creacion/qu%C3%A9-tan-simple-puede-ser-la-vida/