La Vida Loca de Nietzsche

 

“Jehová te herirá con locura, y con ceguedad, y con angustia de corazón.”

– Deuteronomio 28:28

Friedrich Wilhelm Nietzsche fue un fracaso durante toda su vida. Su vida amorosa por ejemplo fue tan desastrosa como su carrera profesional. Todos sus intentos por seducir a las mujeres eran en vanos y confesó sentirse triste por su soledad. Aunque algunos creen que sostuvo una relación secreta e incestuosa con su hermana llamada Elizabeth (Mi hermana y yo de Nietzsche). Otros sostienen que Nietzsche era gay (El Secreto de la Zaratrusta de Joachim Kohler). Hasta su propio amigo Richard Wagner propagó rumores de las masturbaciones crónicas, relaciones homoeróticas y hasta quizás pedofílicas de Nietzsche. Nietzsche simplemente no era bueno en el romance y se dice que una de las razones por la que era un foreveralone era porque su largo bigote asustaba a las mujeres de su tiempo. Sin olvidar que su misoginia tampoco le ayudaba a tener suerte con las mujeres. Sin embargo, quizás esto fue para bien ya que después de todo el filósofo narcisista había contraído sífilis en un burdel que frecuentaba mientras todavía estaba en el colegio.

No sólo era rechazado por las mujeres de su tiempo sino también por sus propios estudiantes. Se convirtió en profesor a la edad de 24 años. Pero el filósofo solitario era alienado por sus estudiantes y forzado a retirarse a la edad de 35. También quiso abandonar la filosofía por la jardinería, pero aparentemente tampoco era bueno en ello y fracasó en el mismo. Su propia hermana Elizabeth lo acusó de fascista y antisemita. No fue hasta después de su muerte que sus obras espezaron a leerse extensamente. Su admirador Hitler quedó tan fascinado con los libros de Nietzsche, principalmente la de “Así habló Zaratustra”, que le rindió homenaje y lo convirtió en el filósofo del estado del Tercer Reich. Aunque los libros de Nietzsche también han sido usado para promover el posmodernismo y el relativismo cultural.

Uno pensaría que un filósofo que habla sobre abrazar el sufrimiento, la victoria y de reemplazar a Dios consigo mismo porque se cree un superhombre seria algo así como el equivalente de Chuck Norris. Sin embargo, la filosofía de Nietzsche suena ironica cuando uno se entera que se pasaba constantemente enfermo y no muy übermenschi. Parte de esto se debe a que contrajo sífilis. Algunos de sus fans ateos insisten en negar que su ídolito de paja se haya arrepentido de su anticristianismo en sus últimos días. Si ese fue el caso entonces Nietzsche no tuvo final feliz pues el pobre racista y misógino terminó loco e internado en un manicomio donde su madre y hermana lo cuidaron. Allí murió por lo que cuaquiera pensaría que desde ese mismo momento era Dios el que ahora podía decir que Nietzsche está muerto y para colmo enterrado en una iglesia. Después de todo, algunos reconocen que las últimas palabras de Nietzsche antes de morir y pronunciadas en un marco de silencio fueron: “Mamá, soy un idiota”.

Hay diferentes teorías con respecto a la causa de la locura de Nietzsche, pero según el popular filósofo británico, Alain De Botton, Nietzsche tuvo un colapso mental cuando vio un caballo siendo maltratado. Nietzsche se enloqueció cuando vio que el caballo era latigado en las calles de Turin, Italia. Fue tan grave su colapso mental que lo tuvieron que ingresar en un manicomio por el resto de su vida. Según se reportó, Nietzsche corrió y abrazó el caballo para protegerlo antes de que él cayera al suelo. La película de Bela Tarr llamado “The Turin Horse” fue inspirado en esa dramática escena de Nietzsche. De acuerdo a Botton, después de ese incidente, Nietzsche regresó a su embarque de caballos, bailando desnudo y pensando en dispararle al emperador. También se dice que Nietzsche empezó a creerse que era Jesús, Napoleón, Buda y otras figuras históricas. Al final, su propia familia tuvo que internarlo en una clínica psiquiátrica en Basilea donde murió 11 años después a la edad de 56 años. En fin, mientras uno más indaga en la vida privada de este filómaniaco uno solo puede preguntarse cómo es que tanto fanáticos ateos militantes pueden idolotrar a un tipo como este y que si algo que aprendemos de este pobre perdedor es que la rebeldía contra Dios conduce a una vida miserable, saludos.

“Si el Dios infinito y personal no existe, la locura es la única respuesta filosófica posible”

– Francis Schaeffer, teólogo, filósofo y pastor evangélico americano

 

 

One thought on “La Vida Loca de Nietzsche

  1. En mi Biblia, Deuteronomio 28:28, no menciona la palabra “jehová”, menciona en su lugar a Yavé

Comments are closed.